COSER UN AGUJERO

COSER UN AGUJERO
Ficha técnica
Editorial:
BALA PERDIDA
Año de edición:
Materia
POESÍA
ISBN:
978-84-121833-9-9
Páginas:
87
Encuadernación:
RÚSTICA
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata

13,00 €
Comprar

Definitivamente, no se puede coser un agujero. Es un propósito insensato y desesperado tratar de, con la cordura lineal del hilo, suturar la locura informe del agujero. Si aún fuese un desgarro, una muy habilidosa zurcidora sacando un hilo tras otro del paño roto, podría recomponer la pieza. Pero un agujero es una falta, es la pérdida de una materia que no se puede restituir. Por tanto, un agujero solo se puede tapar.

Coser un agujero es tramar una apariencia de continuidad donde no la hay. Es tender infinitos puentes sobre el vértigo vacío, que seguirá estando ahí. Es tejer una telaraña de ilusiones para cazar el miedo. Es escribir, que también resulta ser un hilo de palabras que cruza el silencio. Escribir es coser, ya está dicho. El texto es un tejido. Y coser, sin decirlo, habla de cuidar, ya se trate de acomodar una tela a otra para abrigar o de juntar los bordes de una herida para sanar.

Coser para tapar un agujero, el gran agujero de la muerte. Ese agujero sin fondo al que conducen todos los demás agujeros, ancha desembocadura del río de la vida.

José María Parreño