FILOSOFÍA PARA DESENCANTADOS

FILOSOFÍA PARA DESENCANTADOS
Ficha técnica
Editorial:
ATALANTA
Año de edición:
Materia
HISTORIA DE LA FILOSOFÍA. MANUALES
ISBN:
978-84-942276-1-5
Páginas:
144
Encuadernación:
Cartoné
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
MEMORIA MUNDI

18,00 €

«Uno de los más sorprendentes escritores que yo he encontrado en el magnífico panorama de las letras mexicanas.»
Enrique Vila-Matas

Este ensayo filosófico sobre ética no es un mero manual de urbanidad al uso. Desde el principio, muestra a un guerrero que lucha por su libertad de pensamiento sin ceder ni un ápice ante las tentaciones egocéntricas de la decepción contemporánea. Como dice Guillermo Fadanelli en su prólogo, «Da Jandra, a partir de su filosofía vitalista, escrutadora y moral, reclama una comprensión del mundo que reconcilie al hombre consigo mismo, es decir, con el otro, rechaza las visiones simplistas y utilitarias que dictan enunciados morales desde el hecho científico, abomina de los mercaderes de la globalización, pelea contra los filósofos relativistas que rechazan la existencia de un orden moral y espiritual capaz de contenerlos, y discute con el desencantado que se aísla socialmente y hace de su exilio una victoria».

Leonardo da Jandra nació en Chiapas, México, en 1951. Poco antes de cumplir un año, sus padres lo llevaron a Arousa, en Galicia. Cursó estudios universitarios en Madrid y posteriormente se trasladó a Ciudad de México, donde se doctoró en filosofía de la matemática por la UNAM. Cuestionador profundo de los modelos unidireccionales de la cultura moderna, se instaló a vivir con su compañera, la pintora Agar García, en Huatulco, un paraje paradisíaco de la costa oaxaqueña. Allí vivieron robinsonianamente de la caza y la pesca durante treinta años, hasta que fueron desalojados por un gobernador oaxaqueño por oponerse a la privatización del parque natural de Huatulco, que, no obstante, gracias a sus esfuerzos, fue declarado Parque Nacional.

La obra de Da Jandra, sea ensayo filosófico, novela o relato, siempre expresa con fuerza intempestiva y única un pensamiento vivo en busca de una verdad individual capaz de trascender el tiempo y abrirse a una realidad más amplia. Su novela Samahua ganó en 1997 el Premio Nacional de Literatura IMPAC.