RUTA EMOCIONAL DE MADRID. Ç

RUTA EMOCIONAL DE MADRID
Ficha técnica
Editorial:
LA FELGUERA EDICIONES
Año de edición:
Materia
MEMORIAS
ISBN:
978-84-122610-1-1
Páginas:
268
Encuadernación:
RÚSTICA
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata

23,00 €
Comprar

El legendario escritor y poeta Emilio Carrère, autor de La torre de los siete jorobados, Del amor, del dolor y del misterio o El caballero de la muerte, vestido de riguroso negro, capa de terciopelo y pipa, atraviesa la urbe como guardián de los siglos. Es el poeta de la golfemia del que se dice que cada noche habla con el espíritu de Verlaine. «Yo soy un hombre triste, altivo y solitario a quien brinda la luna su ajenjo visionario...», se describe a sí mismo en El caballero de la muerte. Para él, acostumbrado a perderse en la noche, no hay brújula que valga, solo el alba amenazante. Conoce cada rincón y hasta los sonidos de las campanas. Es un paseante, pero también un detective. Se detiene y respira, mira a su alrededor y, sobre todo, a lo alto, a las ventanas abiertas. Edificios que recortan el cielo, misterios y casas aterradoras, plazas y plazuelas de la Inquisición, motines, crímenes, los interminables subterráneos árabes que tanto le obsesionaron y que cruzan el subsuelo de una ciudad que jamás duerme, todos esos antros, tabernuchas y cafés de los que es habitual. Sus colegas son poetastros, hampones, sablistas y hetarias («Son tus buenos amigos los hampones dirán de él en la prensa, los viejos mendigos, las rameras, los hijos del fracaso; tu espíritu es hermano de los negros vencejos, los perros vagabundos olfatean tu paso»). Todos los que se llaman bohemios o aspiran a serlo, cuando se instalan en Madrid en busca de fortuna literaria, llaman a su puerta en busca de un consejo o una recomendación. Incluso ir de su mano a visitar alguno de los numerosos cementerios que pueblan la capital, auténticos campos santos desastrados, con tumbas a medio salir e incluso chabolas apoyadas en sus muros.
Ruta emocional de Madrid es la gran guía (o antiguía) del antiguo Madrid, una bellísima antología de esa urbe que ya se batía en retirada y que, a mediados de los años treinta, se parecía cada vez menos a la que Carrère paseó de madrugada. Por eso, él hace de taquígrafo e incansable flaneur de lo ya desaparecido o que está próximo a expirar. El tiempo se agota. Estamos ante el cuaderno de bitácora del último gran bohemio, que llegó a ser Cronista Oficial de la Villa, y el mayor homenaje jamás escrito al Madrid más sombrío y bullicioso. La primera edición de Ruta emocional de Madrid apareció en 1935. Posteriormente hubo una segunda, dos años antes de la muerte de su autor, en 1945. Más de medio siglo después, esta joya de nuestra literatura por fin ve la luz en una edición anotada y que corresponde a la primera, que además incluye los hermosos grabados de Fernando Marco